Las organizaciones agrarias han lanzado un desesperado SOS para salvar más de 38.000 hectáreas de almendro que están en serio peligro de desaparecer por culpa de la sequía extrema que azota a Almería desde el pasado verano. Hasta tal punto existe este riesgo, mantienen, que consideran que la única manera de salvar los árboles, sobre todo los de nueva plantación -unas 4.000 hectáreas plantadas a finales del pasado año- y los de secano sería mediante la puesta en marcha por parte de la administración de "riegos de socorro" mediante camiones cuba.

Aunque algunos propietarios y agricultores ya están regando con cubas sus almendros, el alto precio del agua hace inviable que puedan seguir mucho tiempo así, por lo que la única solución urgente -salvo la de la lluvia- para Upa, Asaja y Coag, junto a la Federación de Cooperativas Faeca sería que la Administración asumiera estos riegos para salvar el máximo número de árboles posible.

Estos riegos de socorro es una de las medidas "concretas y urgentes" que demandarán a la Junta y al Gobierno las organizaciones agrarias de la provincia en una manifestación convocada el próximo martes. Y proponen que estas medidas se pongan en marcha a través de un Real Decreto-Ley, al estimar que es la manera más rápida y efectiva. Igualmente piden la creación de una mesa de la sequía provincial que permita una interlocución directa entre el sector, la Junta y el Gobierno.

La manifestación se ha convocado porque hasta el momento los agricultores no han obtenido ninguna respuesta a sus demandas, como lamenta Francisca Iglesias, presidenta de la Unión de Pequeños Agricultores (Upa) en Almería. Es más, y para variar, la Junta y el Gobierno han "escurrido el bulto" y han asegurado que la competente para realizar estos riegos es la Administración contraria. "Nos están tomando el pelo, nos marean y al final nada, porque para ellos la única solución sería que lloviera", dice.

Fuente: El Mundo

os regantes de la provincia de Huelva han vuelto a reclamar este jueves a la Junta de Andalucía una dotación de riego de 6.000 metros cúbicos por hectárea que permita mantener la rentabilidad de las explotaciones y el empleo agrario y no abocar al sector "a la ruina".

Así lo han puesto de manifiesto en la mesa redonda 'Planificación hidrológica, la situación del regadío onubense', organizada como acto previo del XIII Congreso Nacional de Comunidades de Regantes de España, que se celebrará del 12 al 16 de mayo en la Casa Colón de Huelva.

En este encuentro, moderado por el periodista Ramón Fernández Beviá, han participado el secretario general de Feragua, Pedro Parias; el presidente de Asaja-Huelva, José Luis García Palacios; el catedrático de la Universidad de Córdoba Emilio Camacho; el gerente de la Comunidad de Regantes Palos de la Frontera, Fernando Sánchez, y el jefe de la Oficina de Planificación Hidrológica de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Manuel López, ha informado la organización en un comunicado.

Durante el debate, los representantes de los regantes, encabezados por Feragua y la Comunidad de Regantes Palos de la Frontera, han subrayado que las dotaciones hidrológicas establecidas por la Junta de Andalucía para la Demarcación Hidrológica Tinto-Odiel-Piedras son "totalmente deficitarias, por lo que se pone en riesgo la gran aportación socioeconómica de la agricultura para la provincia".

El gerente de la Comunidad de Regantes Palos de la Frontera ha remarcado que "todos los estudios técnicos con los que contamos, como los realizados por el grupo de investigación del profesor Emilio Camacho, nunca hablan de menos de 6.000 metros cúbicos por hectárea y año, y la planificación hidrológica de la Junta fija la dotación en 4.500 metros cúbicos".

Por ello, incide en que "ese 30 por ciento menos de dotación supondrá un 30 por ciento menos de producción, y ninguna parcela podría soportar esa merma sin llegar a la ruina total".

Agentes de la Guardia Civil han detenido a J. A. M. C., de 43 años y vecino del municipio almeriense de Vera, como presunto autor de un delito de hurto. Al parecer, el sospechoso habría sustraído 50 kilómetros de goma utilizada para las instalaciones de riego por goteo de una finca situada en la localidad de Cuevas del Almanzora.

La denuncia presentada por el propietario de la explotación agraria pone en marcha la investigación. La víctima precisa que con el material que le han robado, cuyo valor estima en unos 3.000 euros, se podrían cubrir unas 40 hectáreas de terreno de cultivo.

Los investigadores ponen el punto de mira en las chatarrerías y centros de reciclaje de la zona, donde se compran y venden numerosos objetos de segunda mano. Localizan una importante partida de gomas de riego en uno de estos establecimientos, que se corresponden con las denunciadas por sustracción. Los agentes recuperan la totalidad de los 50.000 metros lineales de goma robados.

El responsable del centro facilita a los representantes de la Benemérita los datos de la persona que se las había llevado. Resultó ser J. A. M. C., que cuenta con antecedentes y detenciones anteriores por diferentes delitos contra el patrimonio.

La cuenca del Guadalquivir, que concentra en la actualidad el 80% de todos los regadíos de Andalucía, va a incorporar próximamente 291.000 nuevas hectáreas para uso agrícola en lo que supone el mayor proceso de modernización de riegos acometido en las últimas décadas. La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) tramita en la actualidad nuevas concesiones y zonas regables, la mayoría demandas históricas de los agricultores andaluces y que se habían visto afectadas por el parón que provocó el choque competencial entre el Estado y la Junta de Andalucía para asumir la gestión de la cuenca.

En la actualidad existen 883.083 hectáreas transformadas en regadío en la cuenca del Guadalquivir. El consumo medio anual de los regadíos asciende a 3.324 hectómetros cúbicos al año y supone alrededor del 87% del uso total actual del agua en la cuenca.

El principal cultivo, el olivar, tiene una dotación neta media de unos 1.500 metros cúbicos por hectárea al año, frente a los 10.400 que presenta el cultivo del arroz.

El olivar y el arroz son los dos principales cultivos que se van a beneficiar de las nuevas concesiones de regadíos donde la Confederación va a invertir 1,2 millones dentro del plan Hidra para ordenar los derechos de agua. Así, se ha iniciado la regularización de riegos de olivar en la cuenca del Guadajoz (unas 13.000 hectáreas). Afecta principalmente a los municipios cordobeses de Baena, Castro del Río y Luque y se beneficiarán de este proceso unas 12 entidades de economía social del sector agroalimentario. Mientras se culmina este proceso, la CHG está otorgando a los regantes de la zona autorizaciones temporales. También se contempla la revisión de las dotaciones de unos 280 expedientes otorgados y en trámite en la zona, con el fin de obtener una distribución más racional de los recursos de la cuenca del Guadajoz.

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ha reunido este miércoles en Jerez de la Frontera (Cádiz) a las comunidades de regantes de las cuencas del Guadalete-Barbate con objeto de transmitirles la necesidad de seguir impulsando la modernización de las estructuras de riego y de las propias explotaciones.

Según destaca la Junta en una nota, dentro de dichas cuencas existen 20 comunidades de regantes que engloban a 11.200 comuneros. La zona regable del Guadalete supone el 20 por ciento de la superficie agraria útil de Cádiz y, sin embargo, aporta el 66 por ciento de la producción final agraria (340 millones de euros), "de ahí la importancia de seguir acometiendo reformas".

Los representantes de la Junta han recordado que desde que se pusieron en marcha los planes de desarrollo rural en Andalucía, la Junta ha subvencionado en la provincia cerca de 75 millones de euros para la transformación de 10.000 hectáreas en nuevo regadío y la modernización de otras 42.000 hectáreas.

Durante la reunión, los responsables de la Consejería han trasladado que a pesar de estos avances, la provincia de Cádiz tiene aún "un camino muy largo por recorrer para lograr una agricultura más sostenible y más competitiva".

En este sentido, han recordado a los regantes "la oportunidad que supone el nuevo Plan de Desarrollo Rural" y les han explicado las ayudas existentes para seguir profundizando en la modernización de los regadíos.

Las cuencas del Guadalete y del Barbate abarcan unas 51.500 hectáreas de riego en las que los cultivos principales son los industriales y extensivos (remolacha, algodón, girasol y maíz), seguidos del arroz, los hortícolas, los de invernaderos y finalmente cítricos y frutales.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas por el funcionamiento esencial del sitio ya se han establecido. Leer más.